Entrevista a Carris, como delegado sindical


Buenos días,

Somos Sergio Espinosa y José Gálvez, dos estudiantes de Relaciones Laborales de la Universidad de Murcia y estamos realizando un trabajo de psicología, en el que tenemos que reflejar las funciones de un Delegado Sindical.

A continuación, realizaremos una entrevista a Juan Antonio Carreras, más conocido como Carris, que es policía local de Molina de Segura, en la sección de atestados e informes y delegado sindical de los funcionarios de dicho Ayuntamiento.

Durante al entrevista conoceremos más a fondo las tareas que realiza un delegado sindical en el día a día, sus obligaciones, sus características y demás aspectos de este puesto de trabajo.

Entrevistador (E): ¿En que consiste su trabajo?

Juan Antonio (J): Soy policía local, destinado en la sección de atestados e informes y ejerzo además como delegado sindical en la Junta de Personal del Ayuntamiento.

(E): ¿Que funciones realiza?

(J): Las funciones abarcan desde atestados e informes, la instrucción de diligencias, informes de todo tipo, y fundamentalmente accidentes de circulación, precintos y delitos contra la seguridad vial.

(E): ¿Qué tipo de responsabilidades tiene?

(J): Representación de los trabajadores, de todos los funcionarios que integran el Ayuntamiento.

(E): ¿Cuáles son las tareas que realiza como delegado sindical?

(J): Las tareas principales son vigilar el cumplimiento del Acuerdo Marco de los departamentos, seguimiento de que se respeten todos los derechos de los trabajadores y si se produce vulneración, dirigirme a los responsables para que se solucione y en todo momento llegar a un acuerdo.

(E): ¿Cuáles son los problemas de ejercer la función de delegado sindical?

(J): Los problemas son que requiere una gran disponibilidad, siempre tienes que estar atendiendo a la gente, no puedes decidir que no puedes atender a alguien.

(E): ¿Qué grado de disponibilidad requiere?

(J):   Cualquier persona que me llama en mi horario de trabajo o durante todo el día yo la atiendo.

(E): ¿Que problemas trae esa gran disponibilidad?

(J): Que tienes que estar totalmente disponible las 24 horas y eso puede llegar  a ser un poco molesto, pero sabes que lo eres todo para los trabajadores que representas  y tienes que echarles una mano en cualquier momento sin depender de la hora que te lo soliciten. Además intentó ayudar a todos mis compañeros, me da igual que estén afiliados a otros sindicatos o que no lo estén. Los delegados tenemos que recordar que defendemos los intereses de todos los trabajadores y los intereses profesionales de nuestros afiliados, todo ello según establece la Ley Sindical

(E): ¿Qué tarea consideraría más importante en el ámbito de la empresa?

(J): La tarea más importante es que haya comunicación con los trabajadores, que funcione la comunicación vertical y la horizontal, yo considero que la comunicación es la base de toda relación laboral.

(E): ¿Todos los trabajadores tienen claro cual es su puesto en la empresa y que tareas realizar?

(J): Si, cada uno sabe cual es su tarea y los que están en la base saben que objetivos tiene que cumplir y tienen que respetar los derechos de los demás trabajadores, y que cada uno sepa sus obligaciones.

(E): ¿Su trabajo le permite disfrutar sobre el ocio y la familia?

(J): Si, el día es muy largo, tiene 24 horas, intento aprovechar al máximo el tiempo que tengo para estar con mi familia, ese tiempo no lo cambio por nada del mundo.

(E): ¿Cómo delegado sindical que cambiaria de su trabajo?

(J): Lo que cambiaria es que cada departamento tuviera sus responsabilidades, sin asumir otras distintas, y que se llevara cumplimiento de lo negociado, que no tuviéramos que acudir a los juzgados para que nos den la razón en algunas cuestiones sino que cada órgano entienda su responsabilidades y las cumpla, en definitiva es un mundo perfecto, las solicitudes de los trabajadores y los que están en la cúspide que lo entiendan y que lo asuman, muchas veces ellos saben que la tienen perdida y que la sentencia va a ser favorable a los trabajadores, sin embargo, agotando la vía judicial.

(E): ¿Que tipo de quejas recibe por parte de los trabajadores?

(J): Los trabajadores se quejan en el sentido que no se les respeta sus derechos establecidos, en el acuerdo marco.

(E): ¿De que manera no se le respetan esos derechos?

(J): Se les hace trabajar más tiempo del que tienen establecido, se les parte los fines de semana, como nosotros tenemos que trabajar indistintamente sea sábado, domingo o lunes, nos da igual el día que sea pero sí que el acuerdo marco establece que debemos descansar dos fines de semana y trabajar los otros dos. Todas las quejas van dirigidas sobre todo al salario, cuando la gente de fuera cree que el salario es alto.

(E): ¿Cree que el salario es alto?

(J): No, simplemente que en 1996 teníamos los salarios mas altos de la región pero a día de hoy siguen igual y no han aumentado casi, no han aumentado los sueldos y plantillas muchísimo más pequeñas que nosotros tienen un salario más alto. En este sentido nos hicieron mucho daño desde algún sindicato de Policía Local de Murcia, cuando publicaron en prensa los salarios de las Policías Locales de la región de Murcia. Había cifras disparatadas y en bruto, no tuvieron en cuenta nada, no fueron objetivos, y seguramente publicaron una nómina de las más altas, en la época en que nos dejaron a deber año y medio de complementos. Entonces claro, la nómina era abultada, solo la de un mes y debido a esos atrasos. Desde entonces no hemos levantado cabeza, nos cuesta mucho negociar y la gente de la región sigue pensado que somos los que más cobramos, algo que es totalmente falso.

(E): ¿Se siente valorado por los trabajadores?

(J): Si, la verdad es que si, los trabajadores saben la función que estamos realizando, y saben reconocerlo. Aunque a veces entiendo sus enfados.

(E): ¿Existen trabajadores que no valoren su trabajo?

(J):  Hay algunos que hagas lo que hagas no van a estar conformes nunca, pero eso es normal en todas las empresas, unos lo harán porque no dan más de si, otros por envidia, y otros por su forma de ser, se sabe que el representante sindical sigue defendiendo sus derechos y saben valorarlo, lógicamente como representante si lo analizamos fríamente, ¿qué es lo que queremos?, lo que queremos para la gente es lo que queremos para nosotros, es decir, yo no voy a pedir una cosa para ti que no quiera para mi, ya que nos beneficia mutuamente, y para todos.

(E): ¿Y por si mismo se siente valorado?

(J): Yo por mi mismo sí. Si una persona no se valora a si misma que no haga nada, lo importante de las personas es que tengan espíritu de superación.

(E): ¿Cómo se comunica con los trabajadores respecto a sus quejas?

(J): Me comunico a lo largo del día en las horas que trabajo, cuando me requieren, luego fuera de mi trabajo atiendo a las llamadas y se comunican conmigo, también los atiendo y luego les envió información a través de email. Intento que todos estén informados. Mando boletines por correo electrónico sobre cuestiones que nos interesan a todos y que me molesta mucho que unos sepan y se las callen. La información es poder, y debe estar en manos de todos.

(E): ¿Que tipo de formación ha recibido?

(J): Yo realicé la prueba de acceso de la universidad, la licenciatura de periodismo, y la de criminología. Ahora acabo de terminar el CAP, que me capacita para ser profesor de Educación Secundaria y estoy realizando un master de educación vial para profesores, en la UNED. Mi gran ilusión será doctorarme en Criminología, en la rama de Seguridad Vial y realizar un master de investigación de accidentes de tráfico, pero por motivos económicos lo he dejado parado.

(E): ¿Cuándo realizó esos estudios pensó en llegar al puesto que hoy ocupa?

(J): La verdad es que no ocupo ningún puesto relacionado con mis estudios. Para acceder a la policía te piden una titulación de Bachiller solamente. Pero por estar en la sección de atestados e informes me siento muy contento y satisfecho con la ocupación que tengo actualmente.

(E): ¿Ha realizado cursos

(J): Si, cursos de relacionados con el ámbito policial, sobre este tema el currículo es bastante amplio.

(E): ¿Ha impartido cursos?

(J): Sí, soy profesor de la academia, de la escuela de policía, y también doy cursos de investigación de accidentes de tráfico e intento participar en todos los congresos.

(E): ¿Que le ha parecido la experiencia?

(J): Muy bonita la experiencia de docente, es la mas gratificante y la que más me llena de ilusión, este año he terminado el CAP, lo que me habilita para ser profesor de secundaria, y este año estoy realizando también el master de educación vial para profesores y últimamente mi línea sigue siendo en ese sentido, de formación docente.

(E): ¿Cual es el sistema que se tiene a la hora de elegir delegado sindical?

(J): Como sabéis, cada cuatro años hacemos elecciones y todos los funcionarios pueden votar, de ahí saldrán los miembros de la Junta de Personal, aquí tenemos doce, tenemos cuatro sindicatos, Comisiones Obreras, UGT, sindicato de Policías Locales y CSIF. Luego se componen otros grupos de miembros, como la comisión de recalificación de puestos de trabajo, la comisión de formación, etc. De esos mismos miembros se compone la Junta de Personal. Este sistema es como en las elecciones generales, el sindicato que más votos obtiene es el que representa, y luego se elige al presidente.

El delegado Sindical: Juan Antonio Carreras (centro) y los entrevistadores: Sergio Espinosa González y José Gálvez Díaz.

Muchas Gracias por su colaboración. Nos ha servido de gran ayuda y hemos aprendido las funciones de un delegado sindical. Y su actividad es muy completa y bastante compleja ya que requiere mucho contacto con los trabajadores. Un saludo.

Carris recibe el premio de comunicación de manos del Rey Juan Carlos I


Hola amigo@s:

Tengo la satisfacción de poner en vuestro conocimiento que hoy, en portada, en El Mundo, y en los regionales La Verdad y La Opinión, publican un artículo dando información de la gala que se celebrará a principios de 2010 donde recibiré de manos del Rey Juan Carlos I el premio al mejor trabajo de comunicación.

En su día realicé el trabajo sobre los gabinetes de comunicación en las Policías Locales y obtuve el premio de la Administración regional. Ahora, es sorprendente, ha resultado ganador a nivel nacional. Gracias a todos por vuestro apoyo y ayuda.

Os adjunto las portadas de los periódicos donde sale la noticia hoy.

premio_carris

Podéis descargar una presentación del trabajo ganador aquí:

http://www.atestaki.com/CD_GABINETESPOLICIA.rar

Un abrazo amigos.

Próximo artículo by Carris


En esta ocasión hablaré del parte amistoso de accidentes de tráfico, algo que conocemos tanto pero que pocas personas saben confeccionar con soltura.

Desde aquí animo a los lectores del blog a que hagan sugerencias sobre las cuestiones que les gustaría de que tratasen mis artículos. Sirva recordar que son artículos de opinión y que puedo escribir en este género, de lo que quiera y dando mi opinión.

La circulación en rotondas o plazas de sentido giratorio


Carris%20-%20Circulacion%20en%20rotondas

Su implantación fue diseñada para reducir el número de accidentes de circulación, agilizar el tráfico y reducir la velocidad; sin embargo, los conductores no terminan de adaptarse a ellas

Las rotondas, o plazas de sentido giratorio, comenzaron a utilizarse en nuestro país por los años 90, pero no ha sido hasta este nuevo siglo cuando su implantación ha crecido a pasos agigantados. Fueron diseñadas para favorecer la fluidez del tráfico, evitar accidentes y reducir la velocidad de los vehículos. En cierta medida es así, porque permiten aligerar la circulación en lugar de mantenerla detenida en un semáforo o cruce regulado por señal de STOP o CEDA EL PASO, y necesariamente tienes que reducir la velocidad al tener que modificar la trayectoria recta del vehículo.

Lo preocupante es que el conductor español no ha terminado de entender las normas de circulación al entrar, al circular y al salir de una rotonda.

Por mi experiencia como Policía Local del grupo de atestados, diariamente puedo comprobar que los implicados en el accidente no saben quien es el responsable.

Por un lado están los “temerarios”, que se creen en posesión absoluta de la verdad, y tachan de “kamikazes” a los que circulan correctamente, argumentando que el otro vehículo se le ha cruzado.

Y por otro, los buenos conductores, que conocen como se debe circular y quizás por eso lo hacen con miedo, porque saben que la forma correcta de circular es la más arriesgada, aunque sea legal.

A pesar de haber sido diseñadas para hacer la circulación más segura, se convierten en más peligrosas cuando no se respetan las normas que dicta el Reglamento General de Circulación.

La entrada a la rotonda no plantea grandes problemas, casi todos saben que el que está dentro tiene preferencia sobre el que pretende entrar, a pesar de que esta norma, al circular en sentido contrario a las agujas del reloj, contradice la norma general de preferencia de paso a la derecha.

El problema se plantea cuando ambos vehículos están dentro de la rotonda, pero en distintos carriles. La resolución a la forma correcta de circular es tan sencilla como entender que cualquier cambio de carril debe señalizarse (los vehículos llevan unas lucecitas amarillas en los extremos, que se llaman intermitentes). Para cambiar de carril hay que señalizarlo y realizarlo solo cuando no se entorpezca al vehículo que circula por el carril al que pretendemos incorporarnos.

Cuando no se hace así, se producen los accidentes, porque uno cambia de carril sin hacerlo con seguridad, caso éste que tampoco plantea grandes problemas. El mayor problema, y con mayor desconocimiento por parte de los conductores, se produce a la hora de abandonar la rotonda. Nada más sencillo como recordar las normas de cambio de carril.

Los conductores que circulan por el interior y pretenden abandonarla deben ceder el paso a todos los vehículos que circulan por el exterior, siempre que se interpongan en su trayectoria.

Casi todos los accidentes en rotondas, en los que intervengo, se producen por este último supuesto. Otros se producen con un solo vehículo implicado que hace la rotonda recta y atraviesa el centro. En estos casos casi siempre está presente la ingesta de bebidas alcohólicas o consumo de drogas.

Lo más preocupante de las rotondas es que existan conductores que pretenden hacer de ellas un negocio. Me refiero al que las utiliza correctamente y es consciente de que no va a tardar mucho en verse implicado en un accidente. Mis sospechas se orientan a personas que planean sufrir el accidente para cobrar material y personalmente de la compañía aseguradora. Es difícil de demostrar porque su conducta es legal, sin embargo se aprovechan del desconocimiento de la legislación por parte de otros para sacar provecho.

Darse a la fuga en un accidente de circulación sale muy barato


Muy al contrario de lo que piensa la sociedad, e incluso un amplio sector de la prensa, darse a la fuga estando implicado en un accidente de circulación no está considerado como delito en nuestra legislación.

Otra cosa bien distinta es el delito de omisión del deber de socorro que comete el implicado en accidente que no socorre a la víctima, y con todos los requisitos legales que exige la ley como son que la víctima se halle desamparada -no puede prestarse ayuda a sí misma y no está recibiendo ayuda de nadie- y en peligro manifiestamente grave, y que el causante no la socorriere cuando pudiera hacerlo sin peligro propio ni de terceros.

Vemos que son muchos los requisitos que se exigen para que alguien pueda ser imputado por este delito de omisión del deber de socorro.

La omisión del socorro

El delito de omisión del deber de socorro propio se introdujo a raíz de casos de accidentes de tráfico en que los infractores se daban a la fuga dejando a las víctimas abandonadas. Hoy en día cabe para cualquier situación.

Pero la gran mayoría de accidentes de circulación son con daños materiales, y para estos casos el conductor que se da a la fuga se expone como mucho a una sanción de 150 euros por infracción al reglamento general de circulación, pero no por darse a la fuga, ya que este precepto no se encuentra regulado, sino por no facilitar sus datos a los demás implicados.

No siempre se encuentra al responsable de darse a la fuga, entre otras cosas porque es difícil que el perjudicado esté presente, y si lo está, no se ha dado cuenta de algo tan simple como la numeración de la matrícula, pero esto es entendible porque acaba de exponerse a una situación sorpresiva.

La fuga esconde otras conductas ilegales

En la mayoría de las ocasiones el causante se da a la fuga para esconder una conducta ilegal, y no ser sorprendido por la policía:

– Conduce bebido o drogado

– Conduce sin tener carnet de conducir, o lo tiene suspendido por otros delitos anteriores. Esta conducta es delito desde finales de 2007 con la reforma del código penal en materia de seguridad vial.

– No tiene seguro obligatorio del vehículo, situación que dejó de ser un hecho criminal para convertirse de nuevo en infracción administrativa.

Como vemos, son mayores las ventajas que conlleva que inconvenientes.

Es necesaria una reforma urgente de la ley para penalizar un comportamiento tan indigno por parte de un conductor, como la insolidaridad de darse a la fuga ante un siniestro, ya que debe mostrar la educación vial que ha adquirido al obtener el carnet de conducir.

Es la sociedad la que debe mover los mecanismos necesarios para que el legislador se de cuenta de la realidad.

A %d blogueros les gusta esto: