Violencia de género (II): la cara oculta


Todo problema tiene una cara oculta, algo que no se conoce, o que no interesa que se conozca.

La sociedad no es consciente de esta situación y los poderes públicos y medios con influencia social no hacen nada por descubrirlo.

En la violencia de género es muy preocupante esta cara oculta. Los hechos no se llegan a conocer y, en algunos casos muy concretos, como la violencia que recibe el hombre maltratado, no tienen el respaldo legal que la ley ofrece a las mujeres.

Mujer maltratada.

Pertenecen a la cara oculta de la violencia de género aquellas mujeres que no llegan a denunciar a su agresor y viven esta situación hasta el último momento. Para entenderlo tendríamos que estar en su lugar: hay situaciones en que el miedo a la denuncia es superior al miedo a la agresión. En otras situaciones, las causas que motivan a seguir con el maltratador responden a otras circunstancias, como la falsa creencia de la dependencia al agresor, los falsos roles interiorizados desde la infancia, la sumisión y los problemas emocionales.

En definitiva, estas mujeres permanecen en la cara oculta de la situación por miedo a represalias del agresor o por la falsa creencia de que la vida cambiará a peor.

Hombre maltratado.

Pertenecen a la cara oculta de la violencia de género también aquellos hombres que se encuentran en la situación anterior, aunque más impactante es el caso de los que se deciden a denunciar y se dan cuenta de que La ley no les da el respaldo legal que a las mujeres ofrece la mal llamada Ley contra la violencia de género.

Esta polémica ley de medidas de protección integral contra la violencia de género en realidad protege a la mujer contra la violencia del hombre. Se podría afirmar que el legislador erró en el nombre, ya que en lugar de violencia de género tendría que haberla denominado como violencia contra la mujer. El feminismo abrió los ojos del mundo sobre la violencia conyugal, pero solo se ha abierto un ojo sobre la violencia realizada sobre la mujer.

Esta ley de violencia de género articula un amplio abanico de protección a la mujer, muy acertado, pero sin respuesta para el hombre agredido. A este respecto, el Consejo General del Poder Judicial ha afirmado que la ley no es mala en lo que contiene, sino en lo que no contiene, pero es una cuestión de principios que se marcó el Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Con todo, la Ley ostenta el récord de cuestiones de inconstitucionalidad presentadas por jueces contra una norma, en total cerca de 200 hasta el pronunciamiento del Tribunal Constitucional.

Lamentablemente, no se ha prestado apenas atención sobre el hombre, generándose un debate político alrededor del hombre maltratador y de la mujer víctima, en lugar de presentar la violencia como un fenómeno social real, donde las soluciones no son solo de orden político o sexista.

Es cierto que el binomio víctima-agresor puede ser ocupado por cualquier sexo y la realidad demuestra que se dan con mayor frecuencia los malos tratos en la mujer que en el varón (en una proporción de diez a uno en mayores de 21 años), pero esa décima parte merece la misma protección

Fases de la violencia.

Lenore Walker definió tres fases en el ciclo de la violencia a partir de su trabajo con mujeres y, actualmente, el suyo es el modelo más utilizado por los profesionales.

El ciclo comienza con una primera fase de acumulación de la tensión, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor va volviéndose más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación.

La segunda fase supone el estallido de la tensión, en la que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión.

En la tercera fase, denominada de “luna de miel” o arrepentimiento, el agresor pide disculpas a la víctima, le hace regalos y trata de mostrar su arrepentimiento. Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer. Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, puede ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma. Este ciclo explica la situación en la que se da violencia física, ya que la violencia psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.

Anuncios

4 comentarios

  1. Pues veo que estamos de acuerdo. En absoluto quiero que se rebajen las penas porque son demasiado duras con los hombres. Lo que quiero es que sean igualitarias, que se lleve mucho cuidado con la denuncia falsa, que puede destrozar a hombres inocentes, y que por supuesto se acabe con la violencia mal llamada de género, yo la llamo familiar.

  2. Perdona si te entendí mal pero,da la sensación,de que las leyes son demasiado duras con los hombres y querías que las rebajaran las penas o algo así,pero si lo que pretendes es que sean igualitarias,estoy de acuerdo,por que lo que tendría ser que mujeres oportunistas con la excusa de que son maltratadas psicologicamente ,quieran aprovecharse de la ley para sacar mayor parte en el divorcio,aprovechando se de la muertes de las maltratadas de verdad.
    Y si se demostrará que es una farsa pagaran las consecuencias, por que no se puede aprovechar una ley pensada para que no haya tantas muertes,para beneficiarse económicamente.

    Que no digo que la mayoría de los casos serán verdad pero,lo que sean de mentira que los investiguen.

    En cuanto a que los hombres que sean torturados,también tengan los mismos derechos estoy de acuerdo pues ante la ley tenemos que ser todos iguales.

  3. Respeto que no te guste mi opinión, y te aclaro que a mí si me ha gustado tu comentario. Puede ser que no hayas entendido mi artículo, te recomiendo que lo leas de nuevo y verás que yo defiendo la igualdad total, sin distinción.

  4. yo soy hombre pero claro que habrá maltrato a los hombre pero seguro,que mucho menos muertos que mujeres que mueren una por semana o más hasta 54,al año pero hombre si mueren dos o tres casos serán todo lo más.

    Pero claro que habrá mujeres maliciosas que con la excusa del maltrato,psicológico,quieren sacar mayor tajada, pero eso no excusa para decir que están abusando,porque cuantas mujeres habrán muerto en la dictadura sin que nadie diera importancia, pues era propiedad del marido haya se apañará, como si fuera la cabra o el cerdo.

    Por eso hay que ser justos y pensar que llevarse una vida que no es de uno, es algo que no tiene derecho nadie,sea marido o pareja,pero eso no quita para que por el otro lado quieran abusar de victimismo algunas veces, pero si salva alguna vida más que otra no me parece mal.

    Pero demos la importancia justa a las cosas.

    Pero que cuando una pareja no comienza bien no acaba bien,y si no existe el respeto mutuo, la cosa solo puede ir de mal en peor hasta muchas veces con el machismo puro y duro de (LA MATE POR QUE ERA MÍA), como en las cavernas.

    Y no se sabe atajar a tiempo el mal rollo se apodera de la pareja hasta que la cosa acaba como acaba, no quito que la mayoría de las veces los dos tienen la culpa, pero eso no es justificación para matar a nadie.

    Perdona por si no te gusta mi opinión ,pero a mi tampoco me gusta la tuya y respeto que la puedas contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: