¿Puede un Policía Nacional denunciar infracciones de tráfico?


Mucho se ha debatido sobre si los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía pueden o no denuncair infracciones de tráfico, ya que son el Cuerpo que no tiene atribuídas competencias en materia de señalización, ordenación y dirección del tráfico, y por ende, de las denuncias a las infracciones cometidas en este sentido.

LA función de denunciar se atribuye a los Agentes de la Autoridad (que lo son todos) encargados de la vigilancia del tráfico. Entonces, Policía Local en vías urbanas y Guardia Civil en interurbanas realizan denuncias de caracter obligatorio.

Está claro que cualquier ciudadano puede denunciar voluntariamente estas infracciones. Pero ¿metemos en ese saco al Cuerpo Nacional de Policía? ¿Y que pasa cuando están realizando un control en la calzada, en vía pública, dirigiendo el tráfico? Más dudas aún, ¿verdad?

Personalmente pienso que cada Cuerpo tiene sus funciones y que debe preocuparse de llevarlas a cabo al cien por cien. Las Policías Locales quieren aumentar sus competencias de seguridad ciudadana y se olvidan del cumplimiento de las ordenanzas. Ahora solo falta que el CNP quiera llevar el control del tráfico.

Se seguirá debatiendo, sin embargo hay varias directrices en este sentido, unos piensan que sí y otros que no.


Más abajo expongo textualmente una opinión bastante fundamentada que se ha debatido en Bluebodys:

Cualquier GC y CNP puede sancionar como agente de la autoridad, CUALQUIER Ley, Ordenanza, Reglamento o lo que sea del que tenga constancia y cualquier lugar del territorio Español, tenga o no las competencias efectivas en la materia.

Ley de Seguridad Vial

Artículo 75.  Incoación.

1. El procedimiento sancionador se incoará de oficio por la Autoridad competente que tenga noticias de los hechos que puedan constituir infracciones a los preceptos de esta Ley o mediante denuncia que podrá formular cualquier persona que tenga conocimiento directo de los mismos.

2. Los Agentes de la Autoridad encargados del servicio de vigilancia de tráfico deberán denunciar las infracciones que observen cuando ejerzan funciones de vigilancia y control de la circulación vial.

3. En las denuncias por hechos de circulación deberá constar: La identificación del vehículo con el que se hubiese cometido la supuesta infracción, la identidad del denunciado, si fuere conocida, una relación circunstanciada del hecho, con expresión del lugar, fecha y hora y el nombre, profesión y domicilio del denunciante.

Cuando este sea un Agente de la Autoridad podrán sustituirse estos datos por su número de identificación.

En las denuncias por hechos ajenos a la circulación se especificarán todos los datos necesarios para la exacta descripción de los mismos.

Procedimiento para que multe un CNP:

1º Levanta Acta
2º Entrega copia del Acta en secretaria de su unidad
3º Secretaría la remite a Delegación del Gobierno o Jefatura Provincial de Tráfico
4º El infractor recibe en el plazo establecido carta certificada comunicándole la sanción impuesta.

Si observo una infracción que quiero denunciar, puedo:

A) Comunicar a Sala que llame al 092, para que se acerque un coche al objeto de sancionar una infracción de tráfico administrativa, el coche viene, tarde lo que tarde, redactan la denuncia en función de lo que los CNP les dicen (Infracción observada) ya que ellos no lo han visto, firman los CNP con sus números y se notifica al infractor.

Valor de la denuncia…la misma que la de un PL y se firma con Agente de la autoridad, no como particular.

B) No tengo tiempo de esperar, me acaba de hacer una pirula en la cara, paro o no al infractor, relleno un acta similar a la que adjunto, firmo con el numerito/s y la entrego en secretaria de mi unidad.

PROPUESTA DE SANCIÓN POR INFRACCIÓN DE TRÁFICO

Se extiende en _, siendo las _ horas del día _ de _ de 20_, por los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, adscritos a la Comisaría de _, con carnets profesionales números _ y _, componentes de la dotación con indicativo _, para HACER CONSTAR:

Que cuando patrullaban por la _, observaron como el vehículo (marca, modelo, color, matricula) _, propiedad de _, con domicilio en _, y conducido por (1): Don/ña _ , con _ número _ , cuyos padres son _ y _ , nacido/a en _ provincia de _ , el día _ de _ de _ , con domicilio en _ , en la localidad de _ provincia de _, teléfono de contacto _ y número de teléfono móvil _, cometía a juicio de los agentes la/s siguiente/s infracción/es: _.
I.T.V. en regla: _ (SI/NO)
Que en este acto se le informa de que va a ser propuesto para sanción a tenor de lo dispuesto en la Legislación vigente.

EL/LOS FUNCIONARIO/S EL CONDUCTOR IDENTIFICADO

(1)Por (motivos del tráfico / imposibilidad de darle alcance) no se pudo identificar al conductor del vehículo arriba citado.

SECRETARÍA GENERAL JEFATURA….

Y eso esta basado en la legalidad vigente, si un ciudadano cualquiera puede denunciar, como no iba a poder un CNP o GC y por supuesto la denuncia es con caracter de Agente de la Autoridad.

Por cierto:

MOTIVOS POR LOS QUE PODEMOS SANCIONAR AUNQUE NO TENGAMOS LA COMPETENCIA DIRECTA

MULTAS DE TRÁFICO

Ministerio del Interior Madrid, 29 Noviembre de 1999

DIRECCION GENERAL DE LA POLICÍA JEFATURA SUPERIOR DE POLICÍA – SECRETARIA GENERAL.

Asunto: Denuncias tráfico efectuadas por funcionarios del CNP, e identificación de éstos.

R.S.nº:
N,Ref.:
S/Ref. :

Por parte del Departamento de Gestión integrada de Multas de Circulación del Ayuntamiento de Madrid, se han devuelto a algunas Comisarías de esta Jefatura Superior de Policía, denuncias formuladas por infracciones de tráfico, indicando que en las mismas debía constar el nombre, profesión y domicilio de los funcionarios del CNP denunciantes.

En relación con lo anterior, se acompaña contestación d1rigida por esta Secretaría General al referido Departamento.

Por otra parte, todas las denuncias que a partir de la recepción del presente escrito se formulen por infracciones de tráfico, deberán ser remitidas a esta Secretaría General, Sección de Gestión Administrativa (Infracciones Administrativas), para su adecuada tramitación.

…………………….

En relación con varios escritos dirigidos por ese Departamento a distintas Comisarías de esta jefatura Superior de Policía de Madrid, referidos a denuncias por infracciones de tráfico formuladas por funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, nos complace hacer las siguientes consideraciones:

La Ley Orgánica 2/86. de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, atribuye a los mismos, con carácter genérico, en su art. 11.1, la misión de garantizar la seguridad ciudadana, entendida en su sentido amplio, para lo cual deberán velar por el cumplimiento de las Leyes y disposiciones generales, tal como previene el apartado a) de los mencionados artículo y parágrafo.

En el artículo 12 se hace una atribución específica de competencias, correspondiendo a la Guardia Civil la vigilancia del tráfico, tránsito y transporte en las vías interurbanas.

Según el articulo 53 de la citada Ley, les corresponde específicamente tal función a los Cuerpos de Policía Local en el casco urbano.

Ahora bien, esta atribución específica de competencias, que supone la creación de una infraestructura adecuada para su desempeño y el ejercicio de todas las funciones que le son inherentes, entre las cuales se encuentran la ordenación y dirección del tráfico y la formulación de atestados en dicha materia, no niega el deber genérico de actuación que corresponde al Cuerpo Nacional de Policía en supuestos en que las acciones de un conductor pongan en riesgo la integridad de los demás usuarios de las vías públicas o de formular denuncia cuando en el ejercicio de sus funciones detecte la comisión de una infracción sancionada en las normas específicas de circulación.

Tal deber genérico aparece reafirmado cuando el artículo 12.2 sienta que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado vienen obligados a la cooperación recíproca en el desempeño de sus competencias respectivas, y por aplicación del principio general de que quien puede, o esta obligado, a lo más, también puede o debe lo menos.

Consecuentemente, las denuncias que efectúen los funcionarlos del Cuerpo Nacional de Policía, por infracciones de tráfico, lo son en su carácter de Agentes de la Autoridad y en el cumplimiento de sus deberes, al igual que ocurre con las formuladas por los miembros de la Guardia Civil, aún cuando no se encuentren destinados en unidades dedicadas específicamente a la vigilancia del tráfico.

El Real Decreto Legislativo 339/90, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a Motor y Seguridad Vial, en su artículo 75.1 preceptúa que el Procedimiento sancionador podrá ser iniciado en virtud de denuncia que formule cualquier persona que tenga conocimiento de un hecho que constituya infracción de la Ley.

El apartado 2 impone el deber de denunciar a los Agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico cuando observen un hecho que constituya infracción, pero ello ni niega el derecho deber genérico que alcanza a los Agentes de la Autoridad que no se encuentren encargados de tal vigilancia, cuales son los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía y del Cuerpo de la Guardia Civil con otros destinos.
Solamente impone un específico y especial deber para los primeros Agentes mencionados.

El artículo 76 de la misma norma ampara con la presunción de veracidad sólo a las denuncias formuladas por los Agentes de la Autoridad encargados de la vigilancia del tráfico, invirtiendo la carga de la prueba, presunción que no existe respecto a las denuncias formuladas por los demás Agentes de la Autoridad, pero ello no niega que estas denuncias no hayan sido hechas por estos últimos en su concepto de tales Agentes y en el cumplimiento de los deberes de su cargo, sino que existe un plus probatorio y le confiere a la denuncia el valor de prueba testifical.

Prueba de ello, es que la propia norma se ve obligada a especificar en este caso a que tipo de Agente de la Autoridad se refiere.

Si a los efectos de la Ley solo tuvieran el carácter de Agentes de la Autoridad los encargados de la vigilancia del tráfico, no necesitaría tal precisión semántica.

Por otra parte el precitado artículo 75, que en su apartado 2 ya reseñado, distingue y califica a los Agentes de la Autoridad que tienen un deber específico de denuncia, señalando que deben estar encargados de la vigilancia del tráfico, en su apartado 3 sólo se refiere genéricamente a los Agentes de la Autoridad, permitiendo que se identifiquen solamente con su número profesional. Al no hacer distinciones la Ley en este último supuesto, debemos entender que está refiriéndose a todos los Agentes de la Autoridad, es decir, a los funcionarios de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, estén o no encargados de la vigilancia del tráfico.

En definitiva, podrán identificarse sólo con su número profesional todos los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía y los miembros de la Guardia Civil, aunque no estén destinados en aquellas Unidades específicamente dedicadas a las Funciones relacionadas con el tráfico vial.

El parte amistoso de accidentes de tráfico, ese gran desconocido


La declaración amistosa en accidentes se implantó en España hace ya dos décadas. A pesar de este tiempo, la mayoría de los conductores no saben muy bien como rellenarlo y terminan avisando a la policía. Sería muy positivo que la DGT obligara a los conductores a rellenar un parte amistoso a la hora de obtener el permiso de conducir.

La confección del parte de declaración amistosa de accidentes no debería plantear mayores problemas. Es un documento que se utiliza cuando se ha producido un accidente de circulación y los daños materiales no son de gran consideración ni, por supuesto, hay heridos, ya que en esos casos se tendría que avisar a la Policía Local, si el accidente ocurre en vía urbana, y a Guardia Civil, si sucede en vía interurbana.

Actualmente, la norma que regula este tipo de declaración amistosa de accidente es la Ley de responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (RDL 8/2004). En su artículo 8 establece que para agilizar las indemnizaciones en el ámbito de los daños materiales originados con ocasión del uso y circulación de vehículos de motor, el asegurador facilitará ejemplares de la denominada «declaración amistosa de accidente» que deberá utilizar el conductor para la declaración de los siniestros a su aseguradora.

Antiguamente no se hacían este tipo de declaraciones, y los problemas eran frecuentes. Es en el año 1972 cuando la Asamblea Plenaria del Comité Europeo de Seguros invita a todas las entidades de seguro a introducir en sus países la «Declaración Amistosa». Esto supondría utilizar un modelo común en cuanto a formato. España se unió a este acuerdo en 1987.

Las compañías aseguradoras llegan a un acuerdo a través de dos convenios, el CIDE (Convenio de Indemnización Directa Español) y el ASCIDE (Acuerdo Suplementario al Convenio de Indemnización Directa Español). Estos convenios establecen situaciones preestablecidas que aceleran la resolución de los siniestros en el ramo de automóviles.

Un estudio realizado por Línea Directa Aseguradora demuestra que dos de cada tres conductores no saben rellenar un parte amistoso, un dato que preocupa. Sería muy positivo que la DGT obligara a los conductores a rellenar un parte amistoso a la hora de obtener el permiso de conducir, o que se realizaran cursillos con el mismo fin, una vez obtenido el carné.

Rellenar correctamente un parte amistoso significa resolver los trámites del accidente en menos de una semana; en caso contrario, la gestión puede llevar meses e incluso terminar en los juzgados.

Los errores más comunes que cometen los conductores a la hora de rellenar el parte de accidente son: Tratar de determinar el responsable del accidente, tarea que corresponde a las aseguradoras; marcan incorrectamente las casillas; croquis deficiente; realizan un parte incompleto, solo con datos y firmas de los implicados.

También los hay pícaros, que intentan aprovecharse del sistema, declarando en el parte, daños que provienen de otras situaciones anteriores. Otro intento de fraude muy frecuente se detecta en los asegurados con pólizas a terceros, que intentan simular accidentes con amigos que tienen pólizas a todo riesgo.

He tenido un accidente, ¿qué hago?

Si los daños materiales son de gran consideración o hay heridos, avise a la Policía Local, si el accidente ocurre en vía urbana, y a Guardia Civil, si sucede en vía interurbana. Si no sabe determinar este aspecto llame al 112 y diga donde se encuentran.

Lo primero que debe hacer es evitar que se produzcan nuevos siniestros. Aparten los vehículos y eviten que haya personas en la calzada. Si es necesario pónganse los chalecos reflectantes. Prepare el permiso de conducir y el recibo del seguro. Saquen un parte de declaración amistosa, da igual quién lo aporte. Cada parte es para dos vehículos, si hay más se cumplimentan tantos partes como sean necesarios. El parte lleva dos copias que se calcan, da igual la copia que se quede cada uno y es lo mismo quien figure como A o B.

El parte se compone de apartados numerados y muy comprensibles, vayan rellenándolos, da igual quien lo haga, incluso pueden participar los dos. Cumplimenten la fecha, hora y el lugar del accidente, los datos de ambos conductores y asegurados, la marca, modelo y matrícula de los vehículos, los nombres de las compañías aseguradoras, números de pólizas y validez. Reflejen si hay testigos y heridos, aunque sean leves. Llega el momento de hacer el dibujo, recuerden que no son arquitectos, pero sí que debe comprenderse, dibujando las calles con sus nombres y la posición de los vehículos mediante rectángulos. Las flechas ayudan a indicar la dirección seguida y sentido de las calles.

En el centro del parte hay 17 circunstancias que detallan la conducta previa al accidente. Señalen con una «X» las que se adapten a cada vehículo. El apartado observaciones está por si tiene alguna observación que hacer, incluso si opina lo contrario al otro conductor. Por último revisen el parte y es muy importante firmarlo los dos conductores. Después de firmado no se puede cambiar nada en ninguna copia.

Cada conductor se quedará una copia y lo entregará a su compañía de seguros antes de siete días, ellas llegarán a un acuerdo. Un parte amistoso no firmado por las dos partes no vale para nada, sería un intercambio de datos. En este caso llamen a la policía. Si uno de los conductores no firma, se muestra agresivo, sospecha que puede fugarse, que no tiene la documentación en vigor o que conduce bebido llame lo antes posible a la policía. Si tras el accidente el vehículo no puede circular llame a una grúa a través de su aseguradora.

Recordemos que todo usuario de la vía implicado en un accidente de circulación deberá comunicar, en todo caso, su identidad y los datos del vehículo a los otros implicados, si se lo piden y que cuando sólo se hubieran ocasionado daños materiales y alguna parte afectada no estuviera presente, deben tomar las medidas adecuadas para proporcionarle, cuanto antes, su nombre y dirección, bien directamente o a través de los agentes de la autoridad. En este sentido, el Reglamento General de Circulación impone una sanción de 150 euros si no se hace.

Ya saben que somos personas, la educación nos hace ser grandes.

El perfil psicológico de un policía


Muchas veces nos preguntamos cual es el perfil psicológico que debe cumplir un policía, pues de su forma de ser y aún más, de actuar, dependerá la seguridad de los demás. Hubo una época, una policía que queda muy primitiva, en la cual el perfil psicológico era igual al de los delincuentes. De hecho, para ser policía hay que empatizar mucho, ponerse en la piel del delincuente y predecir sus movimientos, su forma de delinquir. Obvio, un delincuente sería buen policía en este sentido, pues se adelantaría a muchos delitos porque ya conoce la forma de actuar. De hecho muchos delincuentes fueron padres de la criminalística, criminología y en general de la policiología, y dejaron escritos manuales de los cuales los policías de hoy todavía siguen aprendiendo.

Sigue leyendo

Carta a mi hijo


Tu padre es un policía. ¡Soy un policía! Y me siento muy orgulloso de serlo. Mi trabajo es muy envidiado y la vez muy odiado, pues tú sabes que no es fácil tenerlos a todos a gusto, pero dentro de sus peculiaridades me ofrece muchas satisfacciones. No trabajo de policía, me siento policía, presto un servicio a la sociedad cuando me necesita.

¡Soy el malo de la sociedad que tanto me necesita y tan mal me paga!, pero créeme, me enorgullece servir a los demás y me siento importante cuando salvo una vida, cuando protejo a un inocente o cuando detengo a un criminal. ¡…estas son satisfacciones que en otro trabajo no se tienen!

Quiero que me entiendas. Mi profesión es verdaderamente ingrata; muchos me arrojan piedras y me insultan cuando cumplo con mi deber, porque todos quisieran que la Ley se cumpliera para los demás y no en ellos. La gente me humilla cuando me ofrece una dádiva para que deje de cumplir con mi deber, y si la acepto me llamarían deshonesto. Tú sabes que no me dejaría sobornar, es más grata la dignidad que todo el dinero del mundo.

Debes saber que cuando salgo de casa no se si volveré a verte porque en mi trabajo, aunque no es de riesgo constante, nunca sabes a lo que te vas a enfrentar, y quien sabe si un día me toca a mi, pues me va de por medio la vida misma. Te cuento que hice la academia de policía con una gran persona, honesta y educada, padre de familia, y en diciembre de 1998, un delincuente apodado El Tysson le arrebató el revolver y lo asesinó. Mi compañero era policía local en Lorca y se llamaba  Juan Jesús Arcas, que descanse en paz. En estos días hemos asistido también al juicio del compañero Fran de Ceutí, al que le pedían 11 años de prisión por el homicidio de una persona lituana que quería matarlo. Gracias a Dios ha resultado inocente, pero ¿Qué habría pasado si Fran no dispara? En este trabajo tienes que decidir en cuestión de segundos decisiones que en un juzgado han llevado años.

¡Así es!. Tal vez tendré que morir defendiendo la vida y la propiedad ajena, (es difícil pero no imposible) mientras tú me esperas para darme ese beso y esa sonrisa que a diario me ofreces como bienvenida, y ante esa verdad sufro al pensar que ya no nos volveremos a ver porque habré entregado mi vida por esta sociedad que tanto me exige y tanto me critica a mis espaldas.

Si a veces no te veo es porque en este ingrato pero emocionante trabajo no tengo horario. ¡Si, es cierto!, trabajo en tres turnos y paradójicamente trabajo más cuando esos que me critican están de vacaciones o de fiesta y soy yo el que vela por su seguridad, además hay veces que por necesidades del servicio tengo que doblar o prolongar mi turno sin saber cuando voy a verte, eso sí, cuando salgo estoy deseando llegar para darte un abrazo y otro a tu madre; y créeme, no me importa prolongar porque este trabajo me gusta y lo que hago es por vocación. Yo nunca me niego cuando se que otros me necesitan para que cuide de su seguridad, porque es indiscutible, ya que cuando la sociedad descansa o duerme, yo estoy de pie, vigilando; cuando quisiera poder estar a tu lado, velando tu sueño, viéndote crecer, sano, sonriente, pero me conformo con verte en otro momento. De todas maneras siempre estoy pensando en ti y nunca te olvido.

¡Cada día me preparo para ser mejor policía para que tu te sientas orgulloso de tu padre, y lucho junto con mis compañeros por ti, para que puedas desarrollarte con seguridad y puedas caminar por las calles y llegar a la escuela libre de sobresaltos y de miedo, porque para eso estoy aquí y para eso soy policía. Imagínate un mundo sin policías, sería el caos ¿verdad?

¡No importa que me ataquen y que la gente me condene por no dejarme golpear o matar!. Tú sabes con que clase de gentes me enfrento diariamente. La mayoría son gente educada, pero en otras ocasiones me enfrento a drogadictos, borrachos, maltratadores, influyentes amigos de los “jefes”, todos ellos irrespetuosos, agresivos, ¡y yo debo tratarlos como si fuesen gentes decentes!; en verdad, ésto y que el mundo no se de cuenta que yo también soy un ser humano es lo que mas me hiere, pues me duelen los insultos y las agresiones,… ¡y demonios! ¿Que se creen, que estoy obligado a aguantar todo porque soy un policía olvidado de la mano de Dios? ¿Que cuando asisto a un Juzgado es porque a mi me da la gana? Y encima me tratan como si yo fuese el delincuente ¡risa me da! Además de tener una fila de denunciantes a mi espalda ya que en esta sociedad esta de moda denunciar al policía, como si fuese él el que ha buscado el problema. ¡Pero si yo voy a intentar resolverlo después de que éste se haya originado!, ¿es que no se dan cuenta?

Vaya sociedad, que tan bien me habla a la cara y lo que me critican y atacan a la espalda. Quiero que comprendas que soy policía y no puedo atenderte como te mereces ni darte todo lo que necesitas; solo puedo dejarte como herencia mi honor, mi orgullo y mi dignidad de hombre decente que quiere ser un ejemplo para ti. Además, no se si seré policía toda la vida, pues me arriesgo a morir o a que me metan entre rejas a diario, pero ese es el canon de llevar un arma de fuego.

…Te quiere Tu padre Carris.

IMPORTANTE:

Esta carta la he realizado en base a otra original que circula por la red. Siempre puedes acudir a la carta original, que es la que enrealidad tiene el mérito. Por ejemplo la puedes encontrar en la página de ToniWeb Pero si buscas en Internet verás que está por todos lados. La misma fue remitida por Roberto Martínez Iglesias, Primer Superintendente de la Policía de Monterrey (México), retirado en su día, y que falleció. Le mando desde aquí mi agradecimiento al cielo, donde descansará en paz.


Reflexión: ¿Libertad?


En una época donde reclamamos y nos rompemos la garganta reclamando por nuestra intimidad, la tan preciada intimidad que nos dio la Constitución, y de la que carecían nuestros más recientes antepasados, muchos de ellos presentes hoy, y resulta que con la llegada de la cuarta pantalla y de la tercera también, o sea, los móviles y los ordenadores, ¡perdemos nuestra intimidad!

Primero las webs se orientaron hacia los contenidos, el rey era el webmaster, y después se orientaron a las comunidades, con la web 2.0 donde cualquiera podía “crear”.

Las últimas tendencias indican que cualquier persona puede crear una web en pocos minutos, de forma intuitiva, y además gratis. Pero lo último de lo último son las redes sociales. Sí, gracias a estos espacios, Tuenti, Facebook, … que sirven para ofrecer nuestros datos y nuestras fotos más íntimas a los extraños, esas fotos y esas cosas que no diríamos nunca, esa es la intimidad que tenemos. Y lo hacemos sin darnos cuenta del peligro real que se esconde detrás de tan absurda acción. Nombres completos, fotos, fechas de nacimiento, nuestros amigos, etc. Coño, parece el DNI, pero es que en éste ni siquiera estamos tan “fichados”.

Y todo ello ocurre en un momento donde nos rompemos los pulmones alegando que la Ley de protección de datos está por algo.

País de locos.

Y no nos engañemos, la dictadura era mala, malísima, y tanta opresión hizo que cuando se vió un abismo de luz se evitara por cualquier medio volver a caer en tan injusto sistema. La respuesta no tardó en llegar, nuestra Constitución de 1978, la que reconocía el derecho a la libertad, ese derecho que hemos convertido entre todos en derecho al libertinaje.

Hemos caído en la trampa, muchos derechos, pero para los merecedores de castigo. Muchos derechos, más si cabe, eso vende, pero para las víctimas pocos, para la gente de bien menos aún, eso sí, ¡somos progres!

¿Libres? Jajajajajajajaa.

Juan Antonio Carreras. Carris.

A %d blogueros les gusta esto: