“Emprender en criminología”: una locura


poster-760x410

“Emprender en criminología”: una locura

Un viaje Murcia-Santander me ha valido para devorarme el libro que voy a “criticar”, vaya por delante la denuncia a su autor por falsa publicidad, pues ni póster desnudo, ni al menos en calzoncillos.

“Emprender en criminología” es un libro de Jose Manuel Servera escrito en primera persona donde la creatividad, el humor, la sensatez y la valentía están presentes en cada párrafo que lees. Conocí a Servera hace más bien poco que mucho, hace un año con el nacimiento de la revista digital Criminología y Justicia, donde me incorporé sin pensarlo dos veces, de forma gratuita y aportando artículos relacionados con la criminología y los medios de comunicación principalmente. A partir de ese momento estrechamos nuestra amistad y no han sido pocas las conversaciones que hemos mantenido, hasta el punto de desarrollar algunos proyectos juntos como el recientemente publicado libro de “Aspectos criminológicos en materia de seguridad vial”.

Pero basta ya de divagar, yo aquí he venido a hablar del libro de Servera.

“Emprender en criminología” es una locura muy cuerda, una chaladura muy coherente, una ficción muy real, un libro escrito muy digital… Los amantes de la criminología están de enhorabuena, tanto si han sido estudiantes como si tienen en mente comenzar a estudiar esta atrevida —y con pocas salidas laborales— carrera.

A lo largo de sus más de ciento ochenta páginas, Servera, comenta los aspectos más relevantes de sus últimos años, desde que se frustra como futbolista y periodista para convertirse en filósofo, con su paso por el Museo que él denomina prisión y donde dejó buenas pinceladas de su personalidad… hasta los días actuales como director del Grupo Criminología y Justicia que le ha permitido entre otros logros, ser nombrado Doctor Honoris Causa y viajar por México dando sus charlitas ingeniosas y divertidas, a la vez que serias y profesionales.

No se pierdan la “Carta abierta a la dirección del museo”, un atrevimiento muy atrevido, y por supuesto nunca copien de Servera si quieren perder su trabajo de forma inmediata. Sobre alguno de los pensadores (pag. 111) en los que se ilumina, parece que Jose Manuel está más por la ficción que por la realidad, en cualquier caso no es más que una opinión, quizás bajo los efectos del tequila, solo Dios lo sabe. Pero qué podemos esperar de un crack que merienda sobre las once de la mañana (pag. 147) cuando el resto de los mortales a esas horas solemos desayunar o almorzar. Espero que no se le vea por Salamanca, pues en ese caso hasta la rana se pondría en guardia porque es capaz de beberse hasta el agua de los floreros.

Amigo Servera:

“Yo quería ser futbolista” y no lo fui.

“Yo quería ser periodista” y esto sí lo conseguí de manera rápida.

“Yo quería ser policía” y aprobé en su momento.

“Yo quería ser criminólogo” y todavía me pregunto quién me metió la idea en la cabeza, pues si apasionante fue la carrera, no menos decepcionante fue el hecho de estar sometido durante seis años al engaño y comprando todos los años cortinas de humo y espejos rotos. Pero sea como fuere no me arrepiento, es más, me alegro de haberla estudiado y gracias a la ciencia de Lombroso poder conocer a todos estos locos apasionados de la criminología que nos rodean.

No tengo más que decir, compren y lean el libro, no encontrarán nada igual en materia de criminología, y escrito por un filósofo-criminólogo, mallorquín-catalán.

Aquí está el enlace (cuando pulsas aparecen una mujer y un hombre desnudos):

http://criminologos.eu/jservera/2014/03/24/emprender-en-criminologia-a-la-venta-en-amazon-y-criminologos-eu/

Juan Antonio Carreras Espallardo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Buenos días Carris, La verdad me ha sorprendido el análisis que haces sobre el libro de Jose Manuel, no conozco al escritor ni de oidas, pero parece no estár capacitado de escribir sobre un tema tan serio en ese tono, un poco díscolo y de tomadura de pelo, no pretendo decìr ke séa bueno o malo, pero me da la impresión de ke deja un poco baja ( la altura ) de la criminología.Efectivamente eres un Policía con mucho sentidoo del humor, además no se pueden ofrecer ” churros ” y dar corteza de pan, lo digo por el desnudo prometido y no aparecido,…..por curiosa me estuvo bien, conste ke solo era curiosidad femenina, Bueno ya me he metido lo suficiente con él, ke tenga mucha suerte y venda muchos, pido perdón por escribir con la k pero la ke corresponde se ha estropeado, un saludo a los dos y admito réplica jajaa.

  2. Muuuuuchas gracias por tu amable y “loca” reseña Carris 🙂

    Siempre tendré que estaros agradecidos a todos los que participáis desde el inicio de la andadura con CyJ.

    Una aclaración necesaria sobre el asunto de las meriendas que quizá requiera una nota al pie en el libro gira en torno al término merienda. Los mallorquines usamos esa palabra tanto cuando comemos algo a media mañana del mismo modo que la utilizamos cuando comemos algo a media tarde. Vamos, que merienda se corresponde también con el almuerzo. Vale que tengo los horarios girados y soy un poco noctámbulo, ¡pero no tanto!

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: