PRUEBAS DE ALCOHOLEMIA A PEATONES. DIARIO LA OPINIÓN DE MURCIA 22/06/2014


LA OPINIÓN 22-06-2014 ALCOHOLEMIA PEATONES INDIVIDUAL MINI

Juan Antonio Carreras Espallardo. Policía Local – Criminólogo –

Twitter: @carris_

https://twitter.com/carris_

Facebook: https://www.facebook.com/mrcarris

Publicado en la página 6 del domingo 22 de junio de 2014 en el DIARIO LA OPINIÓN DE MURCIA.

PRUEBAS DE ALCOHOLEMIA A PEATONES

Una de las novedades más llamativa de la reciente modificación de la Ley de Seguridad Vial contempla la obligación de los peatones (como usuarios de la vía) de someterse a las pruebas de alcohol y drogas cuando lo requiera un agente de la autoridad, siempre y cuando estén implicados en un accidente de circulación (mejor sería llamarlo siniestro vial) o hayan cometido una infracción. Esa obligación conlleva una responsabilidad, y en caso de negativa del peatón a realizar las pruebas de detección de alcohol o presencia de drogas en el organismo, la ley prevé multas de hasta 1.000 euros. Pero ¿qué pasa si da positivo en las pruebas? Pues, sencillamente, nada, porque nada aclara la ley en ese sentido. Y claro, pensarán, esto no tiene lógica.

¿Olvido o intencionalidad? No es la primera, ni la última vez, que se legisla de forma imprecisa, ambigua, abierta a la interpretación y al albur de enmiendas erróneas como precio al compromiso político.

El problema es que luego son los policías los encargados de aplicar esas leyes que dan lugar a la confusión. Y si tenemos en cuenta que no todos gozan de la capacidad de discernimiento que se les presupone a los hombres de ley la cosa se complica, porque se puede interpretar caprichosamente una norma perjudicando a una persona por la ineptitud del legislador.

Pongamos un ejemplo sacado de la realidad cotidiana: un peatón cruza una calle con el semáforo (para él) en rojo; el agente lo observa y le denuncia por este motivo, y además le informa de que tiene que someterse a la prueba de alcoholemia. El peatón (supongamos que conoce los detalles de la reforma) acepta y como no hay una tasa establecida puede dar 0,60 mg/l de alcohol en aire espirado sabe que no pasa nada. Una boquilla gastada, unos minutos absurdos y adiós muy buenas. Ahora, si se niega a hacer la prueba, a lo mejor porque lo considera un abuso de autoridad ya que no se ha enterado de la modificación de la ley, multa al canto de 1.000 euros. Injusto, muy injusto. Recordemos que la negativa, para que sea delito, ha de proceder del conductor de un vehículo a motor o ciclomotor, nunca en los demás casos, a pesar de la chapuza del artículo 383 del Código Penal, aunque eso sería tema de debate en otro artículo.

Pero hay más casos que resultarán engorrosos. El pasajero de un vehículo, como usuario, tiene asimismo la obligación de someterse a las pruebas. Si lo hace no pasa nada pero si se niega son 1.000 euros de multa. Verán que, de nuevo, no tiene sentido, es el sinsentido de la ley. Pues bien, llegados a este punto cabe preguntarse ¿qué finalidad tiene la nueva obligación de los peatones y otros usuarios de someterse a las pruebas si en el caso de dar positivo no pasa nada?

Durante estas semanas se está elaborando el nuevo Reglamento de Circulación, que posiblemente vea la luz a final de año. Aún están a tiempo de subsanarlo, señores legisladores.

Por cierto, otra curiosidad de nuestras leyes de tráfico, ¿sabe que cuando pasea con su perro es conductor y no peatón? Al menos eso dice la definición de ambos, pues conductor es la persona que “maneja el mecanismo de dirección o va al mando de un vehículo”, o “a cuyo cargo está un animal o animales”. Peatón es la persona que, sin ser conductor, transita a pie por las vías o terrenos a que se refiere la ley y las que empujan o arrastran un coche de niño o de impedido o cualquier otro vehículo sin motor de pequeñas dimensiones, los que conducen a pie un ciclo o ciclomotor de dos ruedas, y los impedidos que circulan al paso en una silla de ruedas. Eso sí, todos potenciales clientes del detector de alcoholemia si se saltan un semáforo en rojo.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

La Ley de Seguridad Vial dice que no podrá circular por las vías objeto de esta ley el conductor de cualquier vehículo con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se establezcan. Y tampoco el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que quedarán excluidas aquellas substancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Todos los conductores de vehículos quedan obligados a someterse a las pruebas para la detección de alcohol o de la presencia de drogas. Igualmente, quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en un accidente de tráfico o hayan cometido una infracción conforme a lo tipificado en esta Ley.

LA OPINIÓN 22-06-2014 ALCOHOLEMIA PEATONES MINI

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

PARA CONTACTAR CON EL AUTOR

Email carris@fape.es o carris@periodistasrm.es

Una respuesta

  1. Buenos días con respecto a este artículo decirte q ha cambiado el texto de la infracción de ” conducir” a “circular” por lo que mi interpretación, salvo q el nuevo RGC lo deje bien claro es que se puede denunciar los positivos de alcoholemia que cometan usuarios de la vía y no sólo conductores.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: