• EN NUESTRA MEMORIA SIEMPRE

    JUAN CARRERAS ESPINOSA

  • DESCANSE EN PAZ

  • En redes sociales

  • La Srta. Prudencia

  • II Homenaje…

  • Categorías

  • ONLINE

  • IBSN: Internet Blog Serial Number 46-1973-12-01

“COMIDAS” DE EMPRESA


mochales

Juan Antonio Carreras Espallardo.

Zagales y zagalas, tengo algo muy importante que decirles. Bueno, ayer y hoy y más de lo mismo para la semana que viene, han comenzado las comidas y cenas de empresa. Muchos aprovecharán para decirle a sus jefes lo buenos que son, otros para regalarle a su mujer y/o marido todo aquello que no le han regalado a lo largo del año, otros aprovecharán para comer y beber como cerdos, otros para beneficiarse a su secretaria con el subidón del espíritu navideño, otros para hacernos creer lo buenos que son y el gran corazón que tienen, pero no se dejen engañar, el que es un hijo de puta lo es en Navidad, en Semana Santa y el resto del año. Otros aprovecharán para viajar y otros muchos más harán comidas (las de comer alimentos) y cenas de empresa, eso los que tengan trabajo, los demás harán comida de amigos.

Sea como fuere, dicen que la carretera es muy traicionera, pero lo verdad es que está ahí quieta sin moverse, somos más bien los seres humanos los que convertimos nuestras aventuras en desventuras trágicas. Sea lo que sea, por favor no os fiéis de aquél que os diga sigue mi consejo, o bueno sí, hacer lo que queráis pero pasarlo bien y si os pasáis con el alcohol recordad que es muy peligroso llegar a casa mamados… y bebidos. Las “comidas” son peligrosas, y el alcohol más, para eso están los amigos (a mí no llamarme) y los taxis, que por 10 euros puedes evitarte mucho dolor.

II Congreso Internacional de Seguridad Vial – Torremolinos (Málaga)


la foto 1

El pasado mes de noviembre tuvo lugar en Torremolinos el II Congreso Internacional de Seguridad Vial, durante los días 13, 14 y 15.

http://congreso-seguridad-vial.iepa.es/

Juan Antonio Carreras Espallardo participó con su ponencia sobre “LA RECONSTRUCCIÓN DE LOS SINIESTROS VIALES DESDE LA NUEVA CORRIENTE DE CRIMINOLOGÍA VIAL”.

Los siniestros viales, conocidos por todos como accidentes de tráfico en nuestro país, hechos de tránsito en Latinoamérica, son una de las principales preocupaciones de nuestra sociedad y gozan de atención preferente actualmente. Las cifras estadísticas sobre fallecidos y heridos graves en tendencia descendente son prueba de ello. Desde diversas instancias de control, tanto formales como informales, se aborda el tema de la seguridad vial con cada vez mayor especialización. En el ámbito de la investigación de los siniestros viales y su posterior reconstrucción podemos encontrar investigadores de ámbito público y privado, existiendo pocas diferencias cualitativas a groso modo entre ellos, pero si nos centramos en el ámbito público podemos comprobar que esas diferencias son abismales dependiendo de la demarcación territorial donde se produzca el siniestro vial.

Ante todo hay que pensar que cuando se producen accidentes de tráfico los que mayor protección merecen son las víctimas, que en ocasiones no podrán restituir su vida pero sí el derecho a que la investigación se realice de la forma más real posible. En los últimos meses ha nacido una nueva corriente de criminología vial que trata de abordar el tema de la seguridad vial desde todas sus perspectivas, antes, durante y después, abarcando todos los ámbitos, tanto formativos, legislativos como punitivos para lograr una circulación segura en nuestras carreteras. La investigación y reconstrucción de los siniestros viales es un trabajo coordinado y en equipo que se inicia con un suceso vial traumático y finaliza con el esclarecimiento de los hechos donde se verán involucrados policías, detectives, peritos, abogados, fiscales, jueces y lo más importante: víctimas.

la foto 2 la foto 3 la foto 4 la foto 5

A mi edad ya no


amiedad

Juan Antonio Carreras Espallardo

No todas las edades son iguales, cada etapa tiene lo suyo, pero hay una edad que es especial, todo comienza a tener sentido. Cuando cumples los 40 parece que todas esas ideas que te rondaban la cabeza con miedo comienzan a aclararse, pierdes el miedo al qué dirán y a lo que dirás, eres libre de decir todo aquello que años atrás no te habrías atrevido a decir, por miedo, por vergüenza, por sentido del ridículo o vaya usted a saber, pero ahora ya no, ahora ya tienes cuarenta y puedes cantarle las cuarenta al que se lo merezca. Ya tienes una edad en la que te han ocurrido unas cuantas cosas desagradables, llevas una mochila cargada de experiencias, has tenido algún problema injusto con la injusta Justicia, has perdido incomprensiblemente a algún familiar al que querías con locura, te has equivocado ya unas cuantas veces y has aprendido de los errores para no volver a cometerlos, has herido y después ayudado a unas cuantas personas, has visto ya unas cuantas injusticias, gentes sin escrúpulos que chafan a buena gente con buenas ideas, ya conoces de primera mano lo que la política y los políticos manejan, engañando a millones de personas, pero a ti no te engañan, ya conoces su cuento, ya no tienes 20 años, tienes el doble, tienes 40 y ves las cosas con una claridad que asusta. A los cuarenta te gusta el chocolate espeso y el agua clara, ya no te van las milongas y las pérdidas de tiempo, te gustan las cosas directas, claras, sinceras y productivas. Darías lo que fuera por tener 20 años pero sabiendo lo que sabes ahora. Porque si no es así no lo cambias, eso lo sabes cuando tienes los cuarenta.

A esta edad ya no te tose ni Dios a la cara, porque tienes lo que hay que tener para hacerle frente, ves venir a los que quieren ser tus amigos interesados y vas buscando a aquellos que de verdad son los amigos que te convienen, ya tienes una edad madura para distinguir a esta clase de alimaña. Cada vez te cuesta más mantenerte neutral observando injusticias cada día, a los cuarenta ya no te importa posicionarte y decir negro cuando es negro y rojo cuando es rojo. A los 40 años uno empieza a estar cansado de los que se autodenominan criminólogos y de otros que se atribuyen el título de expertos en comunicación. Los vemos en los medios de comunicación a diario. A los 40 ya has descubierto sobradamente que las cosas sin valor se colocan en las estanterías más altas. Los 40 te otorgan la cualidad de distinguir a los ángeles de los demonios. Es otro nivel, como ascender de división.

A los 40 años tienes las ideas clarísimas con tu pareja, es el momento de disfrutar por el largo viaje que queda detrás, las dudas y los miedos desaparecen, las ilusiones se multiplican, ya no te importa tanto el futuro, ni el pasado, como sí te importa el presente, tienes una edad para recoger lo sembrado y una larga vida por delante para disfrutarlo con ella. A esta edad se cumplen muchos retos que hace años te veías y pensabas imposible de cumplir. Tras los cuarenta años ya puedes decir no cuando es no y sí cuando es sí. Me río de la crisis de los cuarenta, dicen que es la dificultad para aceptar el tránsito hacia la madurez, quedando atrás los años de juventud. Pero es que no quiero ser joven de nuevo, ya lo fui, ahora tengo cuarenta y me toca disfrutarlo, puedes seguir haciendo miles de cosas, no tienes más limitaciones que las que te imponga tu mentalidad. A mis cuarenta he corrido mi primera media maratón, a mis cuarenta ya puedo hablar de política sin tapujos, a mis cuarenta me miras a la cara y sabes del palo que camino. Cuando cumples los cuarenta años la vida cambia señores, la vida cambia señoras, en serio, para mejor. Pero tienes que creerlo, si te encierras en un tarro y pones la tapa, apaga y vámonos.

Tienes más peligro que un mono subido a un segway


polisegway

Juan Antonio Carreras Espallardo

Hace poco tiempo recibí la grata llamada del emprendedor José Servera, preocupado por un tema de seguridad vial y por ende, de seguridad e integridad física de los menores. El criminólogo Servera no entendía (como tampoco entendí yo) que algunos padres fuesen tan incautos como para arriesgar la vida de sus hijos. Le dije a José Manuel que se calmara, ¡que esto lo vamos a arreglar! Que había poca regulación y poca información sobre el tema que me comentaba, que no era una preocupación excesiva pero que sí que habría de alguna forma, a través de la empresa, informar a los clientes sobre las consecuencias y sobre el uso de la maquinita que sin más preámbulos voy a comentar. Los dos quedamos más tranquilos y Servera pudo continuar con su curro de madero de segway lo que restase de verano.

Hace ya más de una década aparecieron unas máquinas capaces de desplazar a los humanos sin necesidad de subirse a un vehículo. Hoy esas máquinas no han tenido el éxito esperado y se usan para fines muy concretos, muy lejos de lo que pretendían sus inventores: que cada persona dispusiese de una.

Son los Segway, esos aparatos con motor eléctrico que no son vehículos a motor, tampoco están muy bien regulados legislativamente y a veces sí que resultan bastante peligrosos.

Un Segway es un trasportador personal de dos ruedas en su origen, con motor eléctrico, que se desplaza por el autobalanceo de la persona que lo maneja. El usuario se debe inclinar hacia delante o atrás, derecha o izquierda, según el camino que quiera seguir.

Su inventor fue Dean Kamen en el año 2001 aunque en el año 2010 compró los derechos el multimillonario Jimi Heselden, que paradójicamente moría nueve meses después a consecuencia de un fatal accidente con una de estas máquinas mientras la probaba.

No obstante hay tres velocidades, la del principiante, a 9,60 km/h; una media donde la velocidad máxima es 12,80 km/h y la de experto donde la velocidad máxima es de 20 km/h. Es importante tener en cuenta ese detalle ya que según el Reglamento General de Circulación podría circular  por las aceras o por las calles residenciales debidamente señalizadas a paso de persona, no más,  como establece el artículo 121.

Cuando estos artilugios superen la velocidad de una persona andando (aprox. 6 Km/h.) no podrán circular por aceras y demás zonas peatonales. Si sales a caminar a una media de 10 minutos el kilómetro, en una hora te haces 6 kilómetros, que no está nada mal, aunque se puede mejorar. El que sale a correr, suponiendo que vaya tranquilo, a una media de 6 minutos el kilómetro se hace 10 km en una hora, o sea, que va a 10 km/h. ojo, esa velocidad es corriendo. Tengamos en cuenta que los segway tienen que ir a una velocidad de paso humano, o sea, menor a 10 km/h, rondando los 6 km/h. Todo ello cuando se encuentren en vías públicas como es obvio. En vías privadas es la empresa la que regulará sus condiciones de uso.

Si buscamos legislación donde se encuentre regulado o definido el segway vemos que no está establecido en ninguna de las principales normas, ni en el Reglamento General de Vehículos, ni en el Reglamento General de Circulación ni en la Ley de seguridad vial. En ninguna de ellas viene establecido como vehículo, por lo tanto, las personas que manejen un segway tendrán la consideración de peatones y le serán de aplicación las normas establecidas para estos.

Principalmente tenemos que acudir al artículo 121 del RGC: 4. Los que utilicen monopatines, patines o aparatos similares no podrán circular por la calzada, salvo que se trate de zonas, vías o partes de éstas que les estén especialmente destinadas, y sólo podrán circular a paso de persona por las aceras o por las calles residenciales debidamente señalizadas con la señal regulada en el artículo 159, sin que en ningún caso se permita que sean arrastrados por otros vehículos. 5. La circulación de toda clase de vehículos en ningún caso deberá efectuarse por las aceras y demás zonas peatonales.

Si buscamos normas de interpretación podemos encontrar por ejemplo una de la DGT que establece que a su juicio estos patinetes con motor NO SON VEHÍCULOS en sentido estricto y deberán ser UTILIZADOS FUERA DE LAS VÍAS PÚBLICAS, con fines recreativos. Por su parte la JPT GRANADA  dijo que los aparatos denominados segway, no pueden circular por la calzada, asimismo con respecto a la circulación por las aceras DEPENDERÁ DE LA NORMATIVA MUNICIPAL, concretamente con lo que se establezca en la Ordenanza Municipal correspondiente, y en todo caso podrían circular a paso de persona.

Dada la peligrosidad de los segway cabría preguntarse si se requiere un seguro de responsabilidad civil para utilizarlos, tanto en vías públicas como privadas. Cuando son utilizados en vías o recintos privados, lo normal es que las empresas cuenten con monitores de enseñanza y vigilancia y además dispongan de un seguro que cubre la hipotética responsabilidad civil ante cualquier incidente. Pero cuando el que adquiere el segway es un particular no existe legislación nacional que le obligue a asegurarlo. Aunque sí que existen algunas ordenanzas municipales a nivel local que lo han previsto. Por ejemplo la Ordenanza de Circulación del Ayuntamiento de Capdepera (Baleares), publicada en el Boletín Oficial de las Islas Baleares núm. 39, de 21 de marzo de 2013, hace obligatorio en su art. 12 el seguro de responsabilidad civil para los vehículos segway como condición para permitirles circular por la calzada. Dice: “1. Queda prohibido circular o desplazarse con monopatines o similares por las calzadas, aceras, andenes, paseos y otras zonas de dominio y uso público o privado de concurrencia pública, excepto en las zonas y horarios que, debidamente señalizados, estén habilidades al efecto. Los aparatos eléctricos denominados segway sólo podrán circular por aceras y zonas peatonales a un máximo de 5 Km/hora, y tendrán prohibido circular por la calzada o zonas abiertas al tráfico de vehículos de motor. 2. Quienes usen patines o patinetes para desplazarse deberán efectuar el desplazamiento por los carriles reservados a bicicletas. Si no los hubiere, únicamente podrán hacerlo por aceras y paseos a la velocidad de circulación de los peatones. 3. Las personas que circulen con patines, patinetes, monopatines o similares deberán tomar las precauciones necesarias para no lesionar, golpear o molestar a los peatones. 4. Los vehículos segway al circular por la calzada deberán disponer de la correspondiente póliza de seguro de responsabilidad civil.”

Cada día son más los municipios que incorporan normativa de circulación de segway en sus ciudades. Ya va siendo hora de que se regule a nivel nacional.

Sirva este vídeo como ejemplo del uso del segway:

https://www.youtube.com/watch?v=FQGShh6Jt0E

Atentos que el nuevo modelo llega con tres ruedas para aumentar la estabilidad del vehículo y evitar cualquier tipo de accidente aparatoso, aunque también a pesar de tener tres ruedas se producen los accidentes.

POR DETRÁS TE GUSTA MÁS


PUBLISHED by catsmob.com

Juan Antonio Carreras Espallardo

Como todo en la vida, es cuestión de gustos, habrá a quien le guste más por delante y a quién le guste MÁS POR DETRÁS. Sea como fuere, el buga nuevo de mi chorva está to guapo tanto por delante como por detrás. Volvamos al lenguaje formal, dejemos el leguaje y la jerga vulgar, o sea, coloquial. Esta doble personalidad no me está haciendo nada bien, mi Maikel está tratando de suplantarme la identidad. Mi pequeño Nicolás está creciendo.

Estoy deseando que llegue el día en que los ciclistas “aficionados” que pasean por el carril bici de la orilla del río hagan uso de las luces correctamente. Están los que no usan ningún tipo de luz, peligrosos son; luego los que llevan una luz que se ve menos que a Rajoy en una rueda de prensa con preguntas, poco es mucho, no se ven nada nada; y finalmente están los que no saben que la luz roja va detrás y que la luz blanca va delante, es cara o cruz, ya no sé si es por ignorancia o por desafío. No hay más de dos opciones cohones. Y para colmo te los ves con dos luces blancas como si de un OVNI se tratase, luces blancas por delante y por detrás. Si Iker Jiménez se da una vuelta por mi tierra puede que no haga más Cuarto Milenio, porque en Murcia lo paranormal para nosotros ya es normal, las rotondas por ejemplo. Vamos a ver lumbrera, ya sé que te gusta más por detrás que por delante, digo la luz blanca, pero es que está prohibida. ¿No has visto los coches? Roja detrás y blanca delante, pues con las bicicletas igual. Luego están los mineros que corren, esos sí que los he visto con luz blanca por delante y roja por detrás, olé ahí por los y las runners.

¿Y la gente que camina? Tela marinera, la gente no sabe andar. Es bien fácil, si hay aceras por donde te de la gana, pero siempre con un orden, respetando las normas del Reglamento General de Circulación y aunque usted no se lo crea tendrá que circular por la acera derecha del sentido de la marcha, donde las haya, pero si no hay aceras tienes que ver venir a los vehículos de frente. Ya lo sé, por el carril bici está prohibido caminar, pero ojo, siempre que no exista acera se puede como si de una carretera se tratase pues los peatones tienen que caminar y desplazarse, digamos que a una marcha normal, a una marcha de peatón, pues vaya lumbrera de escritor, ya, a unos 6 km/h. más o menos, más velocidad está prohibida, con eso lo digo todo, que todo el mundo corre por las aceras, yo el primero, pero ESTÁ PROHIBIDO CORRER, además dicen que eso es de cobardes, no sé. También hay zonas compartidas para ciclistas y peatones y otras que están divididas. Madre mía, esto de compartir espacios entre distintas especies no sé yo, el perro con el gato, la zorra con el lobo, el yerno con la suegra… ¡qué peligro! Sea como fuere parece que hay algunos seres humanos que cuando ven un carril bici se meten dentro como si entraran al seguro del tablero del parchís.

Bueno, pido pedón porque esto más que un artículo parece un monólogo.

¿Puedo saludar? ¿Y a ti? ¿Cómo te gusta más? ¿Por delante o por detrás?

A %d blogueros les gusta esto: